querido blog; algo sobre arte corporal

Este texto esta escrito por Angela Urondo Raboy en el 2009, lo publicamos en Pielmag.com pero como no esta mas online el sitio lo voy a volver a publicar acá, es un texto para compartir con quienes tatuan, se tatuan y con quienes quieren hacerlo…

enjoy it

Recopilación de gestos repetidos, clichés y prejuicios sociales
cotidianos. Me hartan:

Los que se creen que alguien tatuado quiere llamar la atención.

Los que se creen que la palabra “escracho” es sinónimo de tatuaje.

Los que se creen que hay significados ocultos y otros misterios por resolver
en los tatuajes ajenos y se esfuerzan en que se les cuente la historia, en vez de
mirar, leer o interpretar la imagen por sí mismos.

Los que se creen que todos los tatuados somos amigos, o la pavada de “la tribu”,
o la misma onda. Como si los policías, los fachos y mucha otra gente horrible,
no se tatuara también.

Los atrevidos que se creen que pueden toquetear los brazos de una persona
tatuada en la cola del supermercado, para ver “si son de verdad”. (Generalmente
ancianas)

Los que se creen que los tatuajes son una remera, y entonces, también mandan la
mano y tocan.

Los que se creen que ya está roto el hielo y asumen que hay semáforo verde para
cualquier extraño que quiera venir a romper: la distancia, el respeto o las pelotas,
con su confianzudismo con la excusa de charlar de los tatuajes.

Los que se creen que los tatuados son todos unos ignorantes que comparten
agujas y van repartiendo enfermedades.

Los que se creen que una pistolita inesterilizable, es mejor que un profesional
body piercer para ponerle los primeros aros a sus hijitas.

Los que se creen que hay que tatuarse porque está de moda, lo que está de moda
(esta temporada Diamantes ¡las cerezas ya fueron!).

Los que se creen que esta bueno el espanto-tuaje, o el tonto-tuaje o el repeti-
tuaje que se hicieron durante el último verano (seguramente mal curado por la
sal, la arena, el sol o el reviente) e insisten con preguntar: “¿Qué te parece?”
Y… feo.

Los que se creen que ir mostrando sus piercings mal curados, infectados,
pusientos, rechazándose de sus cuerpos, los hacen ver bien.

Los que se creen que el tatuaje horrible que le hizo un amigo de onda, es lindo,
porque el valor de la amistad vale más que el talento y el oficio de un buen
tatuador.

Los que se creen que los tatuajes que diseñan ellos mismos tienen mas
sentimiento y personalidad, aunque sean una temblorosa patraña gráfica de
mano primeriza.

Los que se creen que está bien imitar los tatuajes ajenos, porque total, no
conocen al dueño, ni al artista original que desarrolló la idea. (¡Ladrones¡).

Los que se creen que tatuarse los hará invisibles. Vaya paradoja; desde que el
tatuaje esta de moda, las personas se tatúan siguiendo reglas para ser clones y no
para ser únicos.

Los que se creen que clonarse es original.

Los que se creen que ser original es demasiado.

Los que se creen que eligiendo de un catálogo tendrán lo que quieren, en vez
de confiar que su tatuador les hará algo único y espontáneo, si le dan las pautas
necesarias. Los que no fluyen.

Los que se creen que creen que cuanto mas pequeños son los tatuajes, es mejor,
o más delicado. Los cobardes. Arrepentidos de antemano.

Los que se creen que creen que tatuarse es una carrera de velocidad y se apuran
por rellenarse el cuerpo de cosas, en vez de ir haciendo una construcción sólida.

Los que se creen que creen que es mejor ir llenándose de pequeñas figuritas, que
cubrirse buena cantidad del cuerpo con un solo tatuaje.

Los que se creen que un tatuaje debe “decir todo” de una persona: literalmente,
sin metáforas, ni poder de síntesis.

Los que se creen que no se puede salir del catálogo, ni siquiera para hacerse
modificaciones extremas

Los que se creen que modificarse es un oficio interesante y trabajan de freaks:
“haciendo cosas raras para gente normal”, como decía mi vecino Luca.

Los que se creen que por modificados pueden ser modificadores.

Los que se creen que un tatuaje basado en líneas estéicas de culturas lejanas
tiene más valor que otro basado en líneas aborígenes autóctonas.

Los que se creen que el tatuaje no es arte, no es cultura.

Los que se creen que el tatuaje es moda.

Los que se borran los tatuajes con laser y quedan todos quemados, machucados,
peor que al principio.

Los que se creen que alguien tatuado es mas “loco” o menos serio que los
demás.

Los que se creen que alguien tatuado es desprolijo, o sucio. Los que creen que
alguien tatuado da mala imagen.

Los que se creen que alguien tatuado no es empleable, o que los tatuados no
trabajan.

Los que se creen que no duele.

Los que se creen que las personas que se tatúan, buscan placer en el dolor, que
alguien tatuado es masoquista.

Los que se creen que el dolor es algo insoportable, temible y prefieren no sentir,
para evitarlo.

Los que se creen que contar los tatuajes sirve para algo.

Los que se creen que tener cantidad par es ¡mala suerte!!…o ¿impar?…y ¿cómo
cuentan body-suits? ¿O los cover-up? Y ¿cuando son varias capas? ¿Valen como
1, como 2, o 10 tatuajes…? (¡Boludos!)

Los que se creen que los hijos de los tatuados van a estar tatuados, como si todos
los tatuados hubiesen nacido de padres tatuados. Vale aclarar que los tatuajes no
son parte de una raza, la tinta no está en el ADN

Los que se creen que las personas tatuadas tatúan a sus niños. Ninguna persona
tiene derecho de decidir sobre el cuerpo de otra, así sea su hijo.

Los que se creen que una mujer muy tatuada debe ser tatuadora, o si no,
“seguro” la mujer de un tatuador. (¿No? No.)

Los que creen que una mujer tatuada es cachonda.

Los que se creen que tatuarse es masculino.

Los que se creen que tatuarse es cosa de chicos.

Los que se creen que de los tatuajes “al final” hay que arrepentirse.

Los que se creen que merece una respuesta la pregunta “¿y qué vas a hacer con
eso cuando seas grande?” (Naturalmente, con los años, esa pregunta se oye cada
vez menos.)

Los que se creen que alguien tatuado es una especie de autista y le abren juicio
en voz alta alrededor, como si no estuviera realmente ahí, como si no fuese otro
ser humano.

Los que se creen que con las personas tatuadas (o diferentes de cualquier modo),
no vale la regla de tratar al otro del mismo modo en que quieres ser tratado.

Los que se creen que alguien tatuado es inconsciente.

Los que se creen que alguien tatuado es agresivo.

Los que se creen que alguien tatuado es peligroso.

Los que se creen que alguien tatuado es mejor. O peor.

Los que se creen que los tatuajes son superficiales y los vacían de contenidos

Los que se creen que los tatuajes son cosas muy profundas y se ponen a filosofar
al respecto.

Anuncios

~ por La Negra en enero 15, 2013.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: